«El pequeño territorio británico confía su economía a los ingresos por el petróleo del Mar del Norte. La creación de una nueva moneda podrá acarrearle una década de atraso.»

Accede a la noticia aquí.